Sunday, July 16, 2006

BIENVENIDOS A ESTE, EL ESPACIO DE TODOS Y TODAS

Consuelo Despradel, cada tarde, en Teleradioamerica
La conocida productora y conductora de programas de televisión y radio, periodista Consuelo Despradel .
"Una hora pedía muestro público, y una hora completita le estamos dando", señaló risueña, la comentarista, considerada la más versatil en su género.
"Hemos crecido, ya no cabíamos en media hora y tuvimos que cambiar no solo el canal, sino tambien el horario, pero ha sido de gran éxito, la gente está feliz.
Desde hace años, Consuelo produce el estelar espacio "LA HORA DE CONSUELO"
catalogado entre los programas con mas alto porcentaje de audiencia de la television nacional, con un inmenso público que ha demostrado otra vez, fidelización, porque ha cambiado de canal desde que fue anunciado, demostrando que la verdad y la valentia valen, a la hora de hacer noticias.
A partir de ahora, estará Consuelo mas cerca que nunca de su gente, incidiendo en el modo cierto y valedero de ver el accionar y acontecer del pueblo dominicano.
"TEMPRANITO CON CONSUELO", sigue en su horario habitual de las 5 de la mañana, por Telesistema, canal 11

"


LA HORA DE CONSUELO

"LA HORA DE CONSUELO"
TELERADIOAMERICA
CANAL 45,
1:00- 2:00 p.m.
Lunes a viernes.

Las noticias de ultimo minuto
Los comentarios de actualidad
Las entrevistas mas contundentes
Las opiniones de nuestros televidentes.

Escribanos a nuestro E.mail: cdespradel@verizon.net.do

Consuelo, una tesis para la historia



Consuelo ha hecho otro aporte a la comunidad, especialmente al área de la comunicación, a la cual pertenece.

Ha presentado su tesis para optar por la licenciatura en Comunicación Social de la universidad de la Tercera Edad (UTE), y lo ha hecho con un tema que hará historia, ademas de crear conciencia:
"La Autocensura, una violación al Codigo Deontológico".La sustentacion de esta tesis de grado, la realizo en compañía de su amiga y colega, Ada Reyes.

La misma, obtuvo una puntuacion de 100 y será adaptada para publicarse en formato económico como libro de consulta, para profesionales de la comunicación y sobre todo estudiantes.

Siendo un tema de tanta actualidad, sentimos la necesidad de darla a conocer, para que sirva de parámetro a las presentes y futuras generaciones de comunicadores, esperando que surta el efecto deseado al gestarla y producirla: cambios en la mentalidad de todos.

En esta etapa, damos a conocer el contenido y una pequeña porción del primer capitulo, a titulo de introducción.

Capitulo I
Era de la información
Hacia una nueva historia
El reino informático de la postmodernidad

El impacto de las nuevas tecnologías digitales
La brecha digital
La globalización
La Comisión trilateral
Resumen del capitulo

Capitulo II
Legislación periodística
Leyes sustantivas y adjetivas que enmarcan el procedimiento jurídico de la comunicación
Noticias y opiniones

La función del periodismo y su actitud ética
Los estatutos de la redacción periodística
Situaciones de conflicto y casos de protección especial
Ética y autocontrol en el periodismo Estatuto del periodista profesional
Del periodista profesional Legislación y jurisprudencia Papel de la prensa en la sociedad democrática
Doctrina jurídica El periodista eje central del periodismo Resumen del capitulo


Capitulo III
Ética periodística
Objeto de la ética
Ética periodística
Códigos deontológicos
Códigos deontológicos de los periodistas
Código deontológico del periodista dominicano
Resumen del capitulo

Capitulo IV
Violación al Código de Ética, Censura ,Autocensura
La censura La censura previa
La censura encubierta
La censura judicial
La censura ideológica
La censura moralista

La autocensura Principales causas de la autocensura
Resumen del capitulo


Capitulo V
Casos de autocensura en el periodismo dominicano
Resumen de las entrevistas a los comunicadores

Investigación documental
Resumen del capitulo

Capitulo VI
La autorregulación, solución a la autocensura
¿Qué es la autorregulación
El Ombudsman
Comité de ética
Resumen del capitulo

Conclusiones
Recomendaciones
Anexos
Bibliografia


INTRODUCCIÓN

En 1991, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) advirtió sobre la existencia en el periodismo latinoamericano, de una cultura de la autocensura que atribuyó básicamente al temor de los periodistas a recibir represalias si tocaban y hacían denuncias sobre determinados temas como el narcotráfico, la corrupción de los gobiernos, o el terrorismo guerrillero. [1]

La advertencia de la SIP nos llamó poderosamente la atención, y estudiando el asunto pudimos comprobar que, en efecto, en las sociedades donde la violencia es algo común, por una razón u otra, el temor de los comunicadores a ser agredidos los puede inducir a autoncensurarse, pero también comprobamos que aún en esas sociedades y en otras no tan violentas y que se precian de democráticas, las manifestaciones de autocensura también se presentan con harta frecuencia, como es el caso de nuestro país, porque las razones de esta lamentable práctica son múltiples y por lo tanto no reducibles a una sola causa..
Nuestra investigación, por lo tanto, se centró en esto. Primero, reconocer si en el periodismo dominicano se daban, al igual que en otros países, manifestaciones obvias de autocensura, y segundo, en caso afirmativo, encontrar las razones que motivan esta malsana y poco ética conducta profesional.
______________________________________________________________ [1] SIP advierte de una “cultura de la autocensura” en Latinoamérica (15/02/03) htpp://www.ijnet.org/Archive/2001

La intención de adentrarnos en este espinoso asunto, no es con el fin de criticar esta mala práctica, ni mucho menos convertirnos en jueces castigadores ni de periódicos ni de periodistas; todo lo contrario, nuestra intención es evidenciar, sacar a la luz el problema, para que contribuya a la discusión entre periodistas y estudiantes de periodismo de esta Universidad de una mala práctica que tiene raíces muy variadas que van desde la formación personal: educativa, moral, del comunicador, hasta razones dictadas por el entorno en que éste desarrolla su profesión, como son las condiciones económicas, la mercantilización de la información, la propiedad de los medios, y otras..

La principal limitación que encontramos para llevar a cabo este trabajo, fue la ausencia prácticamente total de bibliografía y de estudios que se refieran al tema, demostrando –paradójicamente- que en el periodismo dominicano, a nuestro parecer, existe una autocensura a tratar a profundidad el tema de la autocensura, a pesar de que en las entrevistas que realizamos con importantes profesionales de la comunicación, todos reconocieron que, efectivamente, la práctica es usual en el periodismo dominicano.

Todo el trabajo, aparte de los aspectos de formato, esta estructurado en seis(6) capitulos que cubren desde una proyecci’on de la situacion actual del periodismo, hasta la presentaci’on de aspectos relevantes en la legislacion periodistica, ideas basicas sobre la etica en el ramo y las violaciones mas frecuentes al Codigo.

Pasamos luego, en los dos ultimos capitulos analizar casos de autocensura y otros subtemas, para concluir con la autorregulaci’on y propuestas de solucion a la autocensura entre otros.

MARCO CONCEPTUAL
Para la elaboración del marco teórico o conceptual, consultamos una extensa bibliografía con referencia tanto a los contenidos filosóficos de la ética deontológica en general, y periodística en particular, que es donde se inscribe el caso de la autocensura, así como también, códigos y legislaciones existentes tanto extranjeras como nacionales- que tienen que ver con la libertad de expresión y sus limitaciones.

En nuestra consulta bibliográfica, dedicamos especial atención a temas relacionados con la actual revolución mediática que vive la humanidad, ya que hoy por hoy es a través de las nuevas tecnologías comunicativas que se lleva a cabo –según constatamos en nuestra investigación- el acelerado proceso llamado globalización.

Esto nos hizo consultar obras que explicaran lo que esto significa, por lo que tuvimos que profundizar en temas de geopolítica, economía, política, además, por supuesto, de las relacionadas con el periodismo particularmente.

Nuestra investigación nos llevó a conformar los criterios básicos que nos dieron la posibilidad de ubicar nuestro tema de tesis: la autocensura y sus manifestaciones en el periodismo dominicano, como un asunto digno de especial estudio, porque la frecuencia con que esta violación ética está apareciendo no sólo en nuestro país, sino en otras latitudes, constituye una interesante reflexión para determinar cuáles son las razones básicas de este fenómeno, y que nosotras encontramos, fundamentalmente, en la propiedad y concentración cada vez más intensa de los medios de comunicación (en todas partes del mundo), y en la conversión de la prensa, de una actividad profesional particular pero con fines de servicio social, como está definida en los códigos de ética periodística, en una actividad puramente empresarial sujeta a las leyes del mercado y de la rentabilidad capitalista.

El que señalemos las dos razones antes citadas, no quiere decir, bajo ninguna circunstancia, que estemos afirmando que la autocensura es sólo producto de ellas, sino que éstas son dos de las razones más importantes que explican su manifestación aquí, y en todas partes.

El analizar las causas de la autocensura nos permitió desvelar el contexto socioeconómico y político en que se desenvuelve la actividad periodística tanto a nivel internacional como nacional, lo que nos lleva a afirmar que en la base de sustentación de la famosa revolución tecnológica de los medios de comunicación que actualmente vivimos, están los intereses transnacionales de los países poderosos como los Estados Unidos de América, ya que a través de éstos: cables, redes televisivas, de Internet, etc., propagan su ideología globalizante y uniformadora.

Como ya explicamos, al no haber en el país un solo estudio sobre la autocensura en el periodismo dominicano, la elaboración conceptual de este trabajo así como las conclusiones a las que arribamos, son cosecha original y de absoluta responsabilidad de las autoras.


PROPÓSITO DE LA INVESTIGACIÓN

OBJETIVO GENERAL
Demostrar la existencia en el periodismo dominicano de graves manifestaciones de autocensura, lo cual constituye una violación flagrante al Código de Ética, y explicar las razones por las cuales se genera esta situación.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS
I. Destacar con criterio crítico las principales características que conforman la Era de la Información
II. Compendiar y extractar legislaciones nacionales e internacionales que reglamentan el área de la comunicación
III. Analizar el significado de la Ética, en general, y de la Ética Periodística en particular
IV. Exponer a la autocensura como una de las principales violaciones al Código de Ética periodística
V. Presentar casos de autocensura en el periodismo dominicano
VI. Sugerir la autorregulación como una solución a la autocensura


METODOLOGIA UTILIZADA

Al tratarse de una investigación de tipo documental, las técnicas que utilizamos para ello se basaron fundamentalmente en la consulta bibliográfica, de hemerotecas, de artículos especializados, así como, las entrevistas abiertas para recabar la opinión de profesionales de la comunicación.

Basándonos en el método deductivo, partimos del marco general en que actualmente se desenvuelve el fenómeno comunicativo universal y sus implicaciones tecnológicas y éticas, para concluir en el periodismo dominicano y las manifestaciones de autocensura, así como la presentación de la solución que apreciamos más pertinente al caso.

Por lo tanto, nuestra exposición hizo un recorrido de lo más amplio: una visión crítica de los principales componentes de la actual Era de la Información, hasta arribar a lo más particular que son las manifestaciones de autocensura en el periodismo dominicano.

Además de la consulta bibliográfica, también consultamos documentos sobre legislaciones periodísticas, códigos de ética, artículos de opinión publicados en Internet. A través de este último, pudimos obtener una cantidad de documentos de instituciones como la Sociedad Interamericana de Prensa –SIP- y de la Federación Latinoamericana de Periodistas –FELAP-, que resultaron muy valiosos para sustanciar nuestro trabajo principalmente en la parte de la autocensura. Los consideramos tan valiosos que los presentamos como anexos.

La investigación sobre los casos de autocensura, fue hecha de manera comparativa través de la consulta de hemerotecas correspondientes a los periódicos Listín Diario; Clave Digital (digital); El Caribe; Hoy; Diario Libre; Primicias, El Día, que prácticamente conforman todo el panorama periodístico dominicano, por lo que contamos materialmente con todos los periódicos que citamos, auxiliándonos también de la empresa OGM-El Caribe que nos suplió los periódicos que nos faltaban para presentar acabadamente nuestra investigación, lo cual hicimos de manera comparativa, con lo cual imprimimos un criterio de objetividad perfectamente demostrable, como podrá el lector comprobar por sí mismo. .

CAPITULO I

ERA DE LA INFORMACION

1. Hacia una nueva historia.
El prodigioso desarrollo de tecnologías comunicativas que han interconectado el mundo como nunca antes se había visto, es la principal marca de la época, por lo que así como los historiadores clasificaron diferentes etapas de la humanidad en “edades” o “eras” por los elementos que consideraban básicos para hacer sus utensilios: piedra, hierro, bronce, átomo, etc., la época actual se le llama Era de la Información en reconocimiento a esa revolución planetaria ocurrida en y por los medios de comunicación, cuando “la información” es el principal elemento creador de riquezas en la economía de este siglo XXI.

Gracias a esas revolucionarias tecnologías que comenzaron a aparecer a finales del siglo pasado: satélites, cables de fibra óptica , computadoras personales, redes informativas que producen datos las 24 horas del día y a las que se puede tener acceso desde –casi- cualquier lugar del planeta, el mundo se ha convertido en una verdadera canica, para no usar el tan manoseado concepto mcluhiano de “aldea global”, y nos hace razonar que el hecho de poder disponer de tal cantidad de información, de tal volumen, en cualquier momento que lo querramos con sólo sentarnos frente a nuestro computador y conectarnos con las redes informativas, los seres humanos estamos más y mejor comunicados que nunca antes en la historia, por lo cual también se justifica el bautizo de la época como Era de la Comunicación.

¿Quién acuñó esos términos? ¿Marshall McLuhan, en su muy mencionado y muchas veces mal comprendido libro “La Aldea Global”? Se supone que sí. Si nos detenemos en esta obra fundamental del reconocido intelectual canadiense, profesor de lingüística, y pionero del análisis del papel que jugaban los medios de comunicación electrónicos, -en su época, fundamentalmente la televisión-, veremos que la misma tiene un subtítulo después del título principal que reza: “Transformaciones en la vida y los medios de comunicación mundiales del Siglo XXI”.

En esta obra, McLuhan afirma, “estamos entrando en la era de la implosión después de 3000 años de explosión. El campo eléctrico de la simultaneidad hace que todos estén relacionados entre sí. Todos los individuos, deseos y satisfacciones están copresentes en la era de la comunicación” (1)

Información viene del latín informationis, dar forma o estructura a algo para que el receptor de los datos adquiera un nuevo conocimiento. Resulta obvio, por tanto, que la información ha existido siempre; desde que hubo la primera persona en el planeta que tenía un dato que ofrecer y otra interesada en recibirlo.

En los inicios de las sociedades, ese dato se transmitió oralmente, o por distintas señales; luego, en un avance extraordinario de la humanidad, por medio de la escritura con la letra manuscrita; de ahí, pasó a la letra impresa con el libro; posteriormente, el descubrimiento de la electricidad
____________________________________________________________
(1) McLuhan, Marshall. “La Aldea Global”. Editorial Gedisa, España. 1996. Pág. 196

permitió la aparición de unas tecnologías que modificaron rotundamente las
formas de transmitir el dato.

Emisor y receptor pudieron desde entonces, establecer un contacto por más distantes que estuviesen: telégrafo, radio, teléfono, televisión, hasta llegar al presente, en donde estos medios de comunicación electrónicos, y nuevos como el computador, agigantado su papel por las muchas innovaciones tecnológicas, (satélites, redes, cables de fibra óptica), han desbordado su esfera puramente comunicativa, y se han constituido en la sociedad actual, en los vehículos más potentes de socialización de los individuos, en detrimento delpapel que antes jugaba la familia, la escuela y la religión, al mismo tiempo que la base digital de su tecnología, ha inundado todas las demás esferas de la vida moderna, y no hay área de ésta que se le escape, ya sea científica, cultural, deportiva, recreativa o económica.

Todo lo anterior a lo digital, es historia antigua. La esencia de esta nueva historia, que ya se escribe, es el “bit” (binary digit), una representación numérica binaria que únicamente puede asumir los valores de “0” y “1”. El bit es la cantidad mínima de información y la unidad básica dentro de un sistema digital, por lo cual a veces también se le llama “Basic indisoluble information unit” (unidad básica indisoluble de información).

Transformar la realidad: un sonido, una letra, un color, una imagen, etc., en un pulso electrónico, incorpóreo; es decir, digitalizar; y enviarlo bajo código binario por las redes para que el receptor lo reincorpore hecho de nuevo realidad: sonido, letra, color, imagen, ha sido posible por la creación del bit. “Estamos ante una nueva forma de alquimia: la alquimia del bit. Muchas cosas que antes se consumían en estado sólido, ahora son transmutadas, por efecto de esa nueva versión de la piedra filosofal que es la digitalización, en bits, en energía que puede ser modificada, almacenada, transmitida, duplicada, multiplicada…Ese es el auténtico principio de la Era de la Información: el bit.

Todo lo que se pueda decir de la sociedad de la información, no es más que una derivación, una consecuencia de este proceso básico mediante el cual podemos reducir toda una serie de elementos complejos a la mínima expresión: la numérica binaria.

La digitalización, es decir, el envío de señales digitales, es la aprehensión numérica o matemática de la realidad para ser manipulada. “Un viejo sueño que, desde Pitágoras y Platón, viene rondando a la Humanidad. Ya no se trata de la expresión matemática del mundo físico mediante fórmulas, sino de la descripción de lo perceptible, lo sonoro, lo visualizable, etc.” (2)

Es por eso que si los elementos básicos que utilizaba el ser humano dieron paso a una clasificación de las distintas épocas históricas, como la Edad de Piedra, Bronce, Hierro, Atómica, etc., ésta debería llamarse más que Era de la Información, la Era del Bit, ya que éste constituye el núcleo central de la misma, y por las repercusiones que en todo el tinglado
____________________________________________________________
(2) Aguirre Romero, Joaquín. “Las fronteras de la Información en la Era Digital”. (Internet http://www.ucm.es/info/especulo/numero12/era_digi.html13/01/2003

social ha desatado. (3)

1.1 El reino informático de la Postmodernidad
Ese cambio implica, que el modo capitalista –que se ha entronizado mundialmente después de la caída del socialismo- ha sufrido una mutación. Hasta la aparición de las tecnologías digitales, ese capitalismo, llamémosle “clásico”, basaba la creación de riquezas en la producción, circulación y. acumulación de mercancías.

Hoy, gracias a las nuevas tecnologías digitales, la riqueza se concentra básicamente en la producción, circulación y acumulación de información. Es el reino de la Postmodernidad, y también del auge inigualable del capitalismo financiero, ya que la única mercancía que puede ser convertida en bits, es el dinero. (Póngase a pensar en una mercancía cualquiera: desde un alfiler hasta un avión. A través de las redes se puede enviar “la imagen” del avión,

pero el avión concreto, material es imposible, mientras que el dinero electrónico es una realidad indiscutible). En ese mismo tenor, en su famosa obra “La Sociedad Postcapitalista”, Peter Drucker afirma que el verdadero recurso dominante en esta sociedad Postcapitalista, no es ya ni el capital ni los recursos naturales, ni el trabajo, como en la sociedad industrial. El recurso económico básico, dominante –dice- es y será “el conocimiento”. En lugar de capitalistas y proletarias, las clases de la

____________________________________________________________________________________
(3) Aguirre Romero, Joaquín. Opus Cit. Pág.3

sociedad Postcapitalista son los trabajadores de conocimientos y trabajadores de servicios”. (4)
Lo que Drucker y otros, revelan en su exposición, es que a este nuevo orden de la Postmodernidad se le denomina economía de la información, (e-información), el cual paulatinamente se está transformando en una economía del conocimiento (e-conocimiento),en tanto el producto “información” será sustituido por el producto “conocimiento”, por lo que los sistemas que ahora permiten procesar información, serán sustituidos por sistemas que generen o entreguen conocimientos.
El capitalismo productor de mercancías; de la acumulación primitiva de capital, de la división de clases entre burgueses y proletarios, etc., tan estudiado por Marx, y que tuvo su bautizo espectacular con la Revolución Industrial en Inglaterra, ya no es más.
¿Cuál es la razón de este cambio? A la ligera se podría decir, que ello es producto del desarrollo vertiginoso de las tecnologías de la comunicación, que permiten conectar al mundo. Que lo determinante para crear riquezas en el actual régimen de la Postmodernidad, no es la producción de mercancías materiales, sino la creación y la transmisión del dato informático.

Esa explicación parecería agotar todas las razones del porqué del cambio, pero no es así. Es cierto que las actuales tecnologías comunicativas viabilizan el reino informático, y se han adentrado en todas las áreas de las sociedades, pero ellas son consecuencias, no son causas.
Las verdaderas razones del cambio se ubican en que existe un proyecto de “mundialización” (comúnmente llamado globalización), auspiciado desde y por los centros de poder económico y político de los países desarrollados; entiéndase, las empresas transnacionales y el capital financiero, y de ahí el empeño que han puesto en desarrollar las tecnologías de las comunicaciones, las que les son imprescindibles para alcanzar con éxito su proyecto, como al efecto lo están logrando.

El interés de destacar “el conocimiento” como la célula madre de esa sociedad –como ahora lo es la información- implica que una vez desaparecidas las fronteras nacionales y los estados que las representan, el individuo sólo tendrá posibilidades de verse incluido en el nuevo modo de producción informático, sobre la base de que adquiera los “conocimientos” que le permitan participar, insertándose en la tecnocracia que se implantará a nivel planetario. Tecnocracia que obviamente, es y será liderada, por los Estados Unidos de América.

“El capitalismo está sustituyendo los mercados por redes, las nuevas materias primas no son sólo los datos, sino que se trata de una nueva economía del conocimiento. La antigua economía basada en la industria se dirige hacia la nueva economía basada en los servicios, además de una traslación de los contenidos físicos hacia la información. Se está produciendo el tránsito de la era industrial a la era de la información;

nuestra economía se esta convirtiendo en una economía de la información. “La era industrial se basó en la producción a gran escala, mientras que la era de la información se basa en la comunicación y la información electrónica, también a gran escala”. “Muchas empresas regalan hoy el producto, pues verdaderamente donde obtienen beneficios es en el cobro del servicio”. (5)
Por lo tanto, el carácter físico de la economía, se reduce. Si la era industrial se caracterizaba por la acumulación de capital, transformación de recursos en productos y en la propiedad física, en la nueva Era lo estimable son las formas intangibles de poder que se presentan en paquetes de información y en activos intelectuales. El hecho es que se avanza en la desmaterialización de los productos físicos que durante largo tiempo fueron la medida de la riqueza en el mundo industrial. Hemos pasado de la era del capitalismo de la propiedad, al capitalismo de la información digital o capitalismo del conocimiento que se asienta como los prolegómenos de la era de la sociedad mundial de la información. (6).

Visto lo anterior, podemos afirmar, que el análisis de la Era de la Información no puede basarse en considerar sólo la parte técnica de los medios de comunicación, ya que en realidad el desarrollo y despliegue magnífico que se observa en los mismos, no es más que lo que demanda la estructura económica que los inventa y utiliza.
_____________________________________________________________ _ (5) San Segundo, Rosa. “Constitución de la realidad en la era tecnológica de la posinformación”.Revista Razón y Palabra. Internet. México. 2003.
(6) San Segundo, Rosa. Opus Cit. Pág. 4

Por lo tanto, las nuevas tecnologías comunicativas no son estructura, son superestructura. Y, por lo tanto, no son neutrales, como dicho sea de paso, ninguna tecnología lo es.

Su misión es la de contribuir a crear una sociedad mundial, interconectada, digital, mayormente de servicios, en donde sólo existan áreas productivas de mercancías, que ya no serán naciones , ni estados, porque no habrá fronteras geográficas. Sólo individuos sin nacionalidades, cuya integración a esa sociedad lo determinarán los conocimientos informáticos que tenga, los cuales podrá expresar a través de un ordenador, sea donde sea que esté.

Sobre la ideologización de la tecnología, nos remitimos a lo que expresó hace ya bastante tiempo, un autor inglés en un libro que constituyó un boom en la década de 80s. del siglo pasado, nos referimos a la obra titulada “Tecnología Alternativa” donde David Dickson –crítico de las tecnologías industrialistas que acababan con el medio ambiente-, expresó que los problemas contemporáneos asociados con la tecnología provienen tanto de la naturaleza de la tecnología como de los usos para los cuales se emplea; pero también que dicha naturaleza se encuentra ampliamente determinada por factores sociales y políticos con respecto de los que la tecnología no puede nunca, por consiguiente, considerarse independiente, en tanto, juega un papel político en la sociedad íntimamente relacionado con la distribución del poder y de control social.

“En mi opinión dice-, esto ocurre tanto de una manera material como ideológica, queriendo esto decir que el desarrollo tecnológico mantiene y promueve los intereses del grupo social dominante en la sociedad dentro de la que se desarrolla. Al mismo tiempo, actúa como un modo simbólico de apoyar y propagar la ideología legitimadora de esta sociedad, su interpretación del mundo y la posición de los individuos dentro de éste”. (7) Insistía –Dickson- en que sólo se puede comprender la naturaleza de la tecnología desarrollada por cualquier sociedad, relacionándola con los modelos de producción, consumo y actividad social en general, ya que en estos factores se representan los intereses de las clases económica y políticamente dominantes.
De todo lo expuesto, queda la interrogante de conocer en detalle por qué, cuándo y quiénes diseñaron esta sociedad, la que contestaremos más adelante cuando agotemos el tema de la globalización.

1.2 El impacto de las nuevas tecnologías digitales
Es indudable que las nuevas tecnologías de la comunicación han promovido una nueva manera de vivir y de pensar. Todo lo que ellas conllevan, ordenadores, programas, aparatos, etc., están presentes en todas las áreas de la sociedad –de prácticamente todas las sociedades-, ya sean éstas el hogar, el lugar de trabajo, de estudio o de diversión. Lo que comenzó como tecnologías que revolucionaban la comunicación, se ha traspasado a todo el cuerpo social, y se puede afirmar sin lugar a equívocos, que todas las sociedades están obligadas a ponerse en “sintonía” con el aumento de la velocidad de renovación del conocimiento que se observa en casi todas las disciplinas, como .
____________________________________________________________ (7) Dickson, David. “Tecnología Alternativa”. Ediciones Blume. España. 1980. Págs. XI y XII.

consecuencia de su uso masivo, so pena de aislarse del nuevo orden informático mundial, lo que las Llevaría a prácticamente a perecer . Se ha creado una nueva cultura planetaria, una nueva psicología planetaria, un lenguaje planetario: bit, e-mail, página Web, hardware, software…y tantos más.

El hecho de sentarnos frente al computador y de inmediato utilizar sus programas –sea cual sea la profesión que tengamos-, y recibir la cantidad de informaciones que éstos nos proveen, nos hace sentir que pertenecemos a “una aldea global” y nos sentimos hasta privilegiados, que por esa parte, indudablemente lo somos.

Pero, reconociendo todas estas ventajas, y sin pretender satanizar estas tecnologías, es necesario hacer un ejercicio crítico que destaque también los aspectos oscuros que todo este ensamblaje arroja, de la misma manera que precedentemente hicimos cuando expusimos lo que sustenta esta Era de la Información.

Es indudable que los argumentos con los que se justifican las bondades de estas tecnologías y de esta Era, son exagerados. No se está lejos de la verdad decir que la filosofía de la comunicación está asumiendo, gracias al poder económico y político que las promueven, el mismo papel que desempeñó en el siglo XIX la filosofía del progreso científico, a juzgar por los razonamientos que exhiben los justificadores de este nuevo orden económico. (8)

__________________________________________________________
(8) Matterlart, Armand y Michelle. “Los medios de Comunicación en tiempo de Crisis, 1981. Pag. 18


El descomunal desarrollo que alcanzaron las ciencias a partir del siglo XIX comienzos del XX, produjo una serie de afirmaciones, ninguna de las cuales se cumplieron a cabalidad, que implicaban que a partir de esa nueva
situación en que la Ciencia se coronaba como la rectora de la humanidad, las enfermedades, las guerras, el hambre desaparecerían de la faz de la tierra El novelista y filósofo Ernesto Sábato explicaba que la conmoción social era tan grande, que los padres le ponían nombres como “Luz”, “Fraternidad”, “Amor”, “Esperanza” “Fe” a sus hijas, imbuidos del espíritu altamente positivo que reinaba.

Sin embargo, precisamente, ese desarrollo científico no pudo evitar que a penas comenzado el siglo XX, se desatara la primera de las guerras más cruentas que ha conocido la humanidad, en donde la Ciencia jugó un papel primordial para matar masivamente a los seres humanos. No bien había terminado este conflicto mundial, y unos cuantos años más tarde, ya los pueblos se mataban otra vez, y la Ciencia volvió a jugar un papel fundamental en este otro holocausto. No hablemos del papel de la fisión del átomo y su utilización contra Japón...

Alvin Tofler, citando lo que escribió G. H Wells en 1914, dijo que nada podría haber parecido tan obvio a las gentes de comienzos del siglo XX cómo la rapidez con que se tornaba imposible la guerra. Sin embargo, dice Tofler, esto no fue tan obvio para los millones de personas que poco después murieron en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, considerada como “la guerra que terminaría con todas las guerras”. (9)
________________________________________________________
(9) Toffler, Alvin y Heidi. “Las Guerras del Futuro. La supervivencia en el Siglo XXI”, 1994: 30


El surgimiento de una filosofía como la Existencialista, provino precisamente de la desilusión de los intelectuales con el nuevo orden científico, que si bien era capaz de producir importantes logros, no hizo a los seres humanos ni más felices, ni más solidarios entre sí; ni mucho menos más iguales.

La novelística de estos intelectuales como Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, que hace hincapié en la soledad del ser humano y su desprotección en el mundo; la de Kafka, que plantea al hombre dominado por poderes que desconoce, son representativas del espíritu pesimista que agarrotó finalmente esa época.

Lo que intentamos decir es que, reconociendo, como reconocemos, el papel que juegan las nuevas tecnologías comunicativas, no debemos ni podemos demonializarlas, pero tampoco estamos en disposición de deificarlas, como pretenden algunos, presentándolas como la panacea a todos los males de la humanidad, como la llegada a Utopía. Y es que entendemos, que, al efecto, la humanidad nunca ha estado más comunicada que ahora, pero, de la misma manera, nunca se ha sentido tan sola obligada a desprenderse de una pertenencia a lo real, para aferrarse a un mundo virtual que la controla, la manipula, y la desprecia en su valor intrínsecamente humano.

Ya veremos a qué nos referimos cuando hablemos de la famosa Brecha Digital.

Aunque se considera a McLuhan el pionero en analizar lo que significaban las nuevas tecnologías comunicacionales para las sociedades, antes que él, los Mass media habían sido objeto de atención tanto en los Estados Unidos como en Alemania e Inglaterra, por una pléyade de especialistas, psicólogos, sociólogos, publicistas, y muy en especial, militares, que intentaban descifrar el comportamiento humano a partir de los mensajes que recibían por la prensa, la radio y más tarde, por la televisión.

Entre éstos teóricos hay que mencionar a Harold Lasswell (1902-1976), quien modeló el famoso “Paradigma de Lasswell” que permitió, a partir de la fecha en que lo elaboró, 1948, el despegue de la investigación de los media, e introdujo el análisis de control (quién); análisis de contenido (dice qué); análisis del medio (por qué canal); análisis de la audiencia (a quién); análisis de efectos (con qué efecto).

De igual manera, Paul K. Lazarsfeld (1901-1976), al que se considera el primero en demostrar los poderosos efectos que ejercen estos medios masivos, sobre su entorno. La teoría de los efectos de Lazarsfeld –que comenzó a desarrollarla con Lasswell-, veía a un público que no se le podía tratar de forma indiferenciada, y que había que tener en cuenta los intereses de éste para saber cuál mensaje transmitirle. Esta teoría hizo que los dueños de medios, buscasen la forma de racionalizar la información, con miras a que ésta rindiera “el efecto” deseado.

Está también Carl Hovland, (1912-1961), conductista, que se detuvo más en analizar las audiencias que recibían el mensaje, y que, como B.F. Skinner, entendía que un mensaje positivo creaba una conducta positiva y viceversa, y quien con la ayuda de la Fundación Rockefeller, desarrolló un ambicioso programa sobre comunicación y cambio de actitud. En el año en que murió, todavía trabajaba para la Bell Telephone.

Lo destacable de los intelectuales que hemos mencionado, es que su esfuerzo por descifrar el papel de los medios y su repercusión en el público, estaba inducido por la situación de guerra de los años 40s. Y más bien de lo que se trataba era de que los políticos y los militares querían que se les instruyera cómo enviar un mensaje y cómo hacerlo efectivo, persuadiendo al público a adoptar una determinada conducta.

La necesidad partía de que en Alemania, el Sr. Goebbels utilizaba los medios de comunicación con mucha efectividad para llevar al pueblo alemán a aceptar lo que sus líderes proponían, encabezados por Adolfo Hitler.

En la década de los años sesenta, aparecen las tesis mclunianas las cuales repercuten hasta hoy día. Lo novedoso de su análisis es que ve desde una nueva perspectiva al medio electrónico, al que considera que rompe las barreras del tiempo y del espacio, porque lo que nos presenta la televisión –que era lo más avanzado en su tiempo, aunque pudo prever el papel de las redes mundiales de comunicación como Internet-, puede estar ocurriendo en estos momentos, o ya ocurrió, o podría ocurrir, en algún lugar muy distante de donde está el espectador, por lo que, lo que antes era “el público” ahora el medio electrónico lo convierte en “masa”.

Precisamente en “La Aldea Global”, McLuhan advierte con profundidad, que aunque se insiste en denominar la época como sociedad de la información, ésta no era tal, porque no era posible adquirir conocimientos transmitidos a tan alta velocidad, ya que el cerebro humano no estaba en capacidad de procesarla. “Mientras más información haya que evaluar, menos se sabrá. La especialización no puede existir a la velocidad de la luz” (10). “Todos entrarán en la actuación robótica incluyendo a aquellos poco elitistas que interpretan o dirigen los patrones de datos a gran escala y así controlan las funciones de una sociedad a la velocidad de la luz. Cuanto más se acelere el intercambio de información, más probabilidades tendremos de convertirnos en una nueva entidad robótica corporativa, desprovista de una especialización” (11)

McLuhan parte del hecho de que el individuo a través de los modernos medios de comunicación electrónicos recibe información de todo cuanto acontece en el mundo, y en la mayoría de los casos esta recepción la recibe pasivamente. En otro período de la humanidad, por ejemplo, cuando el libro era dominante, o los periódicos impresos en papel, las personas eran más individualistas y escogían los temas que les resultaban interesantes.

Con el advenimiento de los mass media electrónicos, la emisión continua de informaciones sobre lo que acontece –selectivamente, por supuesto, porque la noticia es selección-, sobre situaciones que muchas veces suceden a miles y miles de kilómetros de distancia del individuo que las está observando en una pantalla de televisión, lo convierte en una ____________________________________________________________
(10) McLuhan, Marshall. Opus Cit. Pag. 132
(11) McLuhan, Marshall. Opus cit. Pag.132

réplica del aldeano de tiempos primitivos que se enteraba de todo lo que ocurría en su pequeño entorno, en su pequeña aldea, por lo que modernamente el mundo se había convertido gracias a los mass media, en una aldea global.

Pero donde verdaderamente revolucionó el análisis de los media, fue cuando llegó a la conclusión de que en el mundo actual ya no era tan sólo el mensaje que se transmitía a través de ellos lo importante, sino que ellos mismos –los medios- se habían convertido también en mensaje. Que ellos mismos constituían al igual que el mensaje, un lenguaje. De ahí su famosa frase “el medio es el mensaje”, que lo catapultó a Profeta de la Comunicación, y con razón.

Con respecto a esto último, recientemente, otros intelectuales se han adentrado también en el análisis del fenómeno comunicativo moderno, entre ellos, el italiano Giovanni Sartori, quien con mucha originalidad expone en su obra “Homo Videns”.

La Sociedad Teledirigida” que el nivel de impacto de éstas nuevas tecnologías es tan profundo, que habían logrado transformar al homo sapiens, producto de la cultura escrita, en un homo videns, producto de la cultura de la imagen (televisión, cine, video). “Todo –dice- acaba siendo visualizado. Pero qué sucede con lo no visualizable (que es la mayor parte)…esta primacía de la imagen, es decir, de la preponderancia de lo visible sobre lo inteligible…nos lleva a un ver sin entender…”, y sentencia al igual que McLuhan, que la cantidad de información que hoy se emite planetariamente, ni sustituye la calidad, ni puede ser digerida humanamente. “La información, en lugar de transformar la masa en energía, produce todavía más masa”.

Para él, la televisión, a diferencia de los instrumentos de comunicación que le han precedido, “destruye más saber y más entendimiento del que transmite”. (12)

Es Fácil de comprobar estas tesis de Sartori en la actual vida cotidiana “es así, yo lo vi en televisión”; “Es verídico, lo saqué de Internet”; “Eso no es importante porque no salió en CNN”.

En las transmisiones de la guerra de Estados Unidos contra Irak, esta cadena, ni ninguna otra, mostraron el efecto devastador sobre la población civil iraquí de los bombardeos americanos. Se limitó a presentar las “luces” que despedían los misiles y lo que le parecía al que observaba la pantalla prácticamente, el mundo entero-, era una fiesta del 4 de Julio.

La cruenta realidad, el holocausto del pueblo iraquí, jamás ha sido presentada. Más que informar, CNN y todas las cadenas televisivas y periodísticas, desinformaban, y desinforman, cumpliendo, al parecer, el precepto periodístico que estipula que en la guerra la primera víctima es la verdad. Pero, las razones de este comportamiento son más profundas, y ____________________________________________________________
(12) Sartori, Giovanni. “Homo Videns. La Sociedad Teledirigida”. Editorial. Taurus. México. 1998. Pág. 12

tienen que ver con el sistema de dominación y control de las clases hegemónicas norteamericanas, de lo cual hablaremos más adelante.

Que se denomine esta Era como la de la Información, -en cuestiones de prensa-,no implica bajo ningún concepto, que el periodismo que se ejerce usando la tecnología digital, esté revestido de mayor objetividad y credibilidad que antes.

Ahora y antes, la noticia sigue siendo “selección” (se reporta esto, pero no aquello), por lo que la subjetividad – y otros factores que veremos cuando hablemos de la censura y de la autocensura-, siguen y seguirán acompañando el oficio. Ni tampoco implica que se le llame así por la cantidad de información que continuamente se transmiten por las redes. Como ya dijimos, esta toma este nombre, porque prácticamente todo lo que existe en el planeta, puede ser transformado en una información digitalizada, y no por otra razón. (13)

Queremos puntualizar, de todo lo expuesto, que compartimos el juicio de que una sociedad de la información, no es -como se piensa- una sociedad más y mejor informada, que debería serlo. El hecho de que ahora exista la posibilidad de transmitir más información y más rápidamente, y a más número de personas, no implica que lo que se transmite goce de calidad –credibilidad-, y que ahora, como nunca antes, estemos mejor informados.

____________________________________________________________
13) Aguirre Romero, Joaquín. Opus Cit. Pág. 3


Podría darse el caso, que es el que se da con harta frecuencia, que lo que estemos ahora es mejor y más rápidamente desinformados, y que esta desinformación ahora se produce a nivel planetario. El ejemplo que pusimos de CNN, es más que suficiente para entenderlo. De todo lo dicho hasta ahora, se desprende que la famosa “revolución tecnológica” ha provocado una nueva manera de vivir y de pensar.

Se ha ido creando una nueva psicología planetaria, un lenguaje planetario, un comportamiento planetario, una cultura planetaria. De hecho, los mass media modernos nos han prácticamente “uniformado”, porque en verdad, para eso es que están ahí, para uniformarnos; para convertir el planeta en lo que el periodista español Vicente Verdú, dijo, convertirlo en un planeta americano.

“Sin algaradas, retirando las tropas y cerrando las bases militares, los norteamericanos están llevando actualmente a cabo la colonización más eficaz de todas las épocas. “Las familias toman Kellogg´s en el desayuno y comen Oscar Mayers a la hora de cenar, pero en el intermedio, de la noche a la mañana, reciben impactos mediáticos, discusiones éticas y sanitarias órdenes financieras programas de software, idolatrías y mercancías norteamericanas…Lo americano opera a estas alturas como una Iglesia verdadera –con sus bienes y sus males-que hubiera recibido el reconocimiento de las demás iglesias rivales y poco a poco los paganos se fueran catequizando, desde Portugal a Singapur.


Unas veces son las políticas de los Bancos Centrales, otras la institución del Jurado, las privatizaciones de empresas públicas, los modelos del mercado de trabajo, el sistema impositivo: otras son los malls, la música, el vestido, la comida rápida, los mimetismos de sus deportes o espectáculos…Europa opone de vez en cuando pequeñas resistencias a la marea americana, pero no se trata de barreras que todos sus países compartan ni parecen otra cosa que lamentos en vísperas de una rendición final.

“Desde la creciente pérdida del Estado del bienestar hasta las políticas de empleo, desde el sentido competitivo hasta el sentido de familia, el continente europeo parece constituir su futuro más como un reflejo de los Estados Unidos, que con un proyecto diferente.

El ideal de un idioma único en la Comunidad, que acabará siendo el inglés, se corresponde con la pretensión de una moneda única al etilo del dólar y una bandera que copia el diseño estrellado de la americana inicial. La Unión Europea (UE) en bloque parece una denominación que, en espejo, se lee con las iniciales de Estados Unidos.

Y tras la UE, los Estados de América Latina, las riberas del Mediterráneo, acentúan su movimiento orbital en torno a la imagen producto del planeta americano”. (14)

Por supuesto, el vehículo más idóneo para esta uniformación planetaria,
___________________________________________________________
(14) Verdú, Vicente. “El Planeta Americano”, 1996. Pags. 20-21


Meta de los nuevos amos del mundo: el capital financiero y las
transnacionales, son las nuevas tecnologías de la comunicación que
socializan a los individuos, por encima de la familia, la escuela, la
comunidad, y la religión, como ya dijimos.

El carácter de clase de esta “revolución mediática” difícilmente puede ser desentrañado. Los intelectuales orgánicos del sistema (Gramsci) tienen tanto poder que están en todas las áreas, (cargos públicos: llegan hasta a la presidencia de una república; prensa, universidades, partidos políticos, fundaciones, empresas,...), producen tantos libros, ensayos, artículos, cátedras, opiniones, comentarios, publicidad, que el común de los ciudadanos resulta “persuadido”, “convencido”, que los nuevos paradigmas de la e-información y de la e-conocimiento, corresponden a un desarrollo “natural”, de la sociedad, como estos intelectuales les plantean, y no alcanzan a vislumbrar el trasfondo ideológico legitimador de todos estos argumentos.

Lo que afirmamos es que las tecnologías surgen cuando la(s) clase(s) dominante(s) económica y socialmente en una determinada época, imponen “un determinado desarrollo” a toda la sociedad y no otro, de acuerdo a lo que son sus propios intereses y no los del conjunto de la sociedad. Con el dinero que se gastó y ganó en investigaciones la industria privada aeroespacial norteamericana para crear las tecnologías que colocaron al al hombre en la luna, se hubiesen erradicados enfermedades que hoy son el azote de los países más pobres, empezando por la peor enfermedad que es el hambre.

Espere la versión in extenso impresa

Ada Reyes
Relacionista